BAHÍA DE PASAJES

Cerca del Restaurante Txulotxo

Pasajes de San Juan (conocido en euskara como Pasai Donibane) es una población costera y portuaria que forma parte de la llamada Bahía de Pasajes. Originariamente se trataba de una sencilla aldea de pescadores y pilotos marinos. Su nombre se debe a su iglesia parroquial y su constitución como municipio propio es bastante reciente, en 1805.

Los vecinos de Pasajes reciben el nombre genérico de pasaitarras, gentilicio que se obtiene de unir el nombre vasco del municipio Pasai(a) con el sufijo -(t)arra que se utiliza en euskera para crear gentilicios, pero en concreto los vecinos de Pasajes de San Juan son popularmente conocidos como "sanjuandarras".

Pasajes de San Juan se encuentra en la parte oriental de la bocana del puerto en la falda del monte Jaizquíbel.

En 1794, durante la Guerra de la Convención, Pasajes fue tomada por las tropas francesas, ante cuyo avance huyó la población. Sin embargo, la aldea de San Juan no fue incendiada, por lo que se conserva su patrimonio intacto.

Destaca su calle empedrada que la atraviesa desde su entrada por la zona más próxima a Lezo hasta la parte conocida como "puntas" y que trascurre entre las aguas de la bocana del puerto y el monte.

Dentro de sus edificaciones destacan algunas de gran valor histórico y entre sus personajes ilustres se encuentran el poeta Victor Hugo, que se alojó en una de sus casas convertida ahora en su museo y el general francés La Fayette que partió de su puerto en 1.777 para participar en la lucha de la independencia de Estados Unidos.

IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA

Se abrió al culto en 1643. La fachada es severa, de caracter mixto, entre neoclásico y barroco, lleva una hornacina donde se puede ver a un San Juan Bautista, de aspecto un tanto enfadado, que es obra del escultor francés Juan de Lane. Parece ser ejecutada en 1731. La bóveda fue construída hacia el año 1700.

El altar mayor del templo lleva un retablo que fue levantado en 1708. En el centro aparece una bella imagen de San Juan Bautista, obra del escultor Felipe Arizmendi, de San Sebastián. Al mismo escultor se deben las tallas de San Pedro y San Pablo erigidas en los laterales de la escultura central.

Levantando un poco más la mirada, en el centro se puede apreciar un cuadro que representa a la Visitación de Nuestra Señora, obra del pintor bilbaíno A. Cuadra. De entre los altares laterales merece la atención el altar de Nuestra Señora del Rosario. A los lados de la imagen central destacan dos bellas imágenes policromadas de San Joaquín y Santa Ana.

Iglesia de San Juan Bautista
Casa de los Miranda

CASA DE LOS MIRANDA

Avanzando por la calle hacia la plaza y después de pasar el segundo arcotúnel, se encuentra uno de frente con el edificio que se conocía antes como Casa de los Miranda. La fachada principal es magnífica, de estilo renacentista y pertenece al siglo XVI.

En la planta baja, hoy en parte destinada a Hogar de Jubilados, hay una puerta central flanqueada por dos columnas semiempotradas en el muro y lleva dos escudos encima. En el escudo de la derecha se puede llegar a ver dos leones, uno de los cuales tiene en su boca algo que no es fácil de aclarar. El otro escudo está borroso e indescifrable.

ERMITA DE SANTA ANA

Unos pasos adelante en esa placita se le ofrece la oportunidad de subir las escaleras que tiene Ud.delante y que le conducirán a un bonito paseo en cuyo trayecto se encontrará con una pequeña ermita levantada en ese alto que domina toda la bahía.

Esa ermita está dedicada a Santa Ana, Madre de la Virgen. La imagen, policromada, de esta santa fue traída desde Holanda en el siglo XVI.

Ermita de Santa Ana
Palacio Villaviciosa

PALACIO VILLAVICIOSA

En el tercer arco, empotrada en una modesta hornacina, se halla una imagen de Cristo crucificado. Dícese que es la misma que veneraba el célebre Almirante Laya, casado con una hija de Pasai Donibane.

Al salir del umbrío arco, tropezamos con dos monumentos, que se levantan en esa placita conocida, desde antiguo, como Plaza de la Piedad.

CASA DE VICTOR HUGO

En el lado derecho del edificio de los Miranda existe una puerta, por donde se entra a la casa en la que el gran escritor más representativo del Romanticismo francés, Victor Hugo, pasó unos días, gozoso y enamorado de este rincón en el que hizo alabanzas en uno de sus escritos.

Por razón de esa estancia del gran escritor, este edificio es conocido como "Casa de Victor Hugo".

Casa de Victor Hugo
Humilladero

HUMILLADERO

Este humilladero es obra del siglo XVI y se puede considerar de estilo popular y manierista. Un frondoso laurel cobija a este lugar sagrado. Existe una inscripción grabada en el interior del mismo y que dice así:

"En acción de gracias por la victoria alcanzada y en cumplimiento del voto hecho a Dios y a la Bienaventurada Virgen María en la era de 814, cuando fuimos a Orreaga y puerto de Pirineo que ahora se llama RoncesValles, a pelear contra el ejército de Carlos Magno rey de los franceses, con nuestro pueblo de Vasconia, por sí mismo y por sus compañeros de Pasajes, vencedores. Juanes de Ubilla me hizo".